Post veraniego: El Sol influencia la moda desde los años 20 con Coco Chanel

dream-mousse-bronzer_model-shot_120128-e1328226446900

La exposición moderada del cuerpo humano al sol produce, psicológica y fisiológicamente, una sensación de salud, de sosiego natural y bienestar general, además de una acción estimulante; esa formidable fuente de energía que es el sol desencadena una serie de procesos biológicos y bioquímicos esenciales para la vida del hombre:

•Favorece la formación de vitamina D, la vitamina antirraquitismo, que posibilita la absorción del calcio suministrado por los
alimentos, con lo que se logra una normal formación de los huesos, uñas y cabello.
•Refuerza el sistema inmunológico y, de esta forma, disminuye la sensibilidad de ciertos individuos a determinadas infecciones.
•Estimula la circulación de la sangre.
•Contribuye a la regulación de estados depresivos, ayuda a conciliar el sueño y disminuye el cansancio.
•Mejora las enfermedades reumáticas.
•Favorece el aumento en la producción de hormonas sexuales.

Coco Chanel puso de moda los rostros bronceados y el aspecto saludable a principios de los años 20, pero la moda de la piel bronceada se masifica en los años 30 y los investigadores empiezan a estudiar la formulación de productos específicos para tomar el sol. En 1935 L´ Oreal, pone a la venta un aceite solar de color ámbar y de nombre Ambre Solaire. El mismo año aparece en Estados Unidos otro producto solar llamado Coppertone. En 1936 en Suiza el aficionado alpinista, Franz Greiter, fabricó la primera crema solar específica para nieve después de sufrir quemaduras durante la ascensión al monte Piz Buin. Más tarde Bayer saca un producto llamado Delial, en el que se incluye un filtro.
La moda del bronceado llega a extremos enloquecidos en los años 60 y principios de los 70 en los que el bronceado nunca era suficiente y había que conseguir estar lo más moreno posible; el bronceado más oscuro con la mínima protección.

Tomando el sol moderadamente, con la protección adecuada al tipo de piel y teniendo siempre muy en cuenta la intensidad lumínica que se recibe, las radiaciones pueden ser provechosas.

Fuente:www.mundobelleza.com

< Regresar

Compartir
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone